Anuncios

Ulises Cuenca

Ayer, Ahora y Aurora

Etiqueta: Nacionalismo

Nacionalismo

Odio fóbico al Nacionalismo

El Nacionalismo es una corriente social, cultural y política que se viene desarrollando a lo largo y ancho de todo el mundo. Si bien todo comenzó con la extrema derecha en Europa y continuó con la expansión de la derecha en Latinoamérica, vale destacar que el Patriotismo parecía dirigirse hacia su mismo final.

No es ajeno o alejado el hecho de que la oleada Chovinista viene siendo fuerte, rápida y eficaz. Luego de tanto Populismo y movimientos de Izquierda, la teorías céntricas resurgieron de a poco.

Aquello que pareció fallecer entre 1930 y 1940, como toda formación cíclica, se encuentra de vuelta. El Nacionalismo ha retornado con un giro bastante veloz.

Sin hacer hincapié en el irredentismo argentino (Gran Argentina), las personas han comenzado a adoptar un importante sentido de pertenencia. Estas, mediante una vital ”terapia de shock”, piden dar el volantazo hacia un extremo.

A lo largo de la historia nacional, grandes personalidades como Juan Carlos GoyencheNimio de Anquín han intentado poder resurgir ese Nacionalismo que la gente necesitaba. Pero poco se pudo lograr tras la caída del mismo el 10 de diciembre del año 1983.

Tras tantos va y vienes, sus máximos representantes se vieron dispersos alrededor de diversos espacios políticos. Al igual que sucedió con sus antígenos, el comunismo y socialismo. Quienes, al reunirse, no pudieron sacar más que un mediocre 3,23% en las elecciones presidenciales de 2015.

La llegada de Mauricio Macri, Michel Temmer y demás, representó el escenario para el camino del Tradicionalismo. Aunque, ello no surgió como algo impuesto, más bien como pedido de la gente. El arduo labor conllevado por personalidades como Agustín LajeNicolás MárquezAlejandro BiondiniCarlos Pampillón, ha dado más lugar y equilibrio para que el plan surgiera efecto alguno.

Dado que aún no hay un representante político que genere peso, todo enmarca a que, dentro de muy poco, se pueda llegar finalmente a dar. No es por nada que países como BrasilChileUruguay se estén animando. Gian Bolsonaro es el caso de mayor firmeza, y como vital ejemplo.

Resulta bastante justificado que comencemos a animarnos, el Nacionalismo es lo correcto. Puede verse pensado que en 2023, como mínimo, nos veamos sumergidos en el mismo.

Será un proceso complicado y llevadero, pero es bastante posible. No por nada muchos medios de comunicación tienen miedo y comienzan su campaña de desprestigio. Tales sean los casos desde Grupo Clarín, hasta C5NPágina|12.

Ante todo lo referido, está más que clara la discriminación hacia el Nacionalismo. Mucho más que a la misma Izquierda, quién tiene lugar y poca crítica.

La muerte del patriotismo

La muerte del patriotismo

En Argentina se está viviendo una corriente, alejada de La Grieta, que expresa un fuerte sentido de pertenencia a ideologías o posicionamientos allegados a lo colectivo, lo cual se desprende del escenario Nacionalista. La bandera pasa a ser de otro plano y se subyace en elementos particulares que no escatiman en ser profundizados.
A comienzos del Siglo XX, el nacionalismo argentino de derecha fue un factor importante dentro de la escena política y cultural. Los principales referentes de esta corriente realizaron aportes en el campo de la historia, literatura y en teoría política.
Pasó a ser un movimiento político-intelectual. Sin embargo, al adoptar dicha escena, plantearon de manera estricta una negativa a definirse como un movimiento de derecha.
Por aquel entonces, la población se abstiene de mostrarse en distinción derecha o izquierda. Excluyendo de antemano los apodos despectivos para ambas partes, por ejemplo: Gorila, Facho, Zurdo, Rojito, etc.
Volviendo al concepto de Nación, podemos notar a simple vista que deriva de la sangre. Por ende, trata de nacimiento, raza.
En su momento, Adolf Hitler intentó unificar a su propia nación, los germanos. Los mismos se encontraban divididos en varios estados como Islandia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Austria, Luxemburgo u Holanda.
Nación es un concepto ajeno al Estado y que flota en la atmósfera. Los filósofos contemporáneos quieren hacer creer que la nación es un producto del Estado, y por ello la mayor parte de la gente cree que todos aquellos que nacen dentro del territorio pertenecen a la República Argentina. Sin embargo, se trata de personas de distintas razas en un mismo territorio.
Con la llegada del Proceso de Reorganización Nacional, los distintos Presidentes de Facto llevaban la ardua tarea de eliminar en una guerra civíl a la masa subversiva -ideólogos de izquierda-. Ello desató, como en su momento lo hizo el General Juan Domingo Perón, una lucha interna entre los mismos habitantes del país.
Con la llegada del Kirchnerismo, en su pleno apogeo, intervino a la sociedad bajo el lema “ellos o nosotros” y logró su objetivo de polarización. Tras la sombra de próceres y covers de discursos, llevó adelante el Proceso Grieta con ayuda de medios, por aquel entonces, ligados al oficialismo y oposición. Ello dejó en abandono la imágen y lucha de la Argentina afuera, para mantener la guerra entre partidos políticos y matices de la sociedad.
Como resultado final se denotó la destrucción de identidad, sangre y naturalización de mestizaje. Esto subordinó un desconocimiento total de la pertenencia.

Creado con WordPress.com.