Anuncios

Ulises Cuenca

Ayer, Ahora y Aurora

Categoría: Sociedad (Página 7 de 7)

¿Qué te pasa?

Desvié mi cabeza en una charla con mi hermana y mi madre, donde tocabamos temas sencillos que a uno le resuenan. Hábito de mi ritual, tomo un platano de la frutera ubicada en un rincón de mi casa.
Podría pasar a llamarlo una cábala para no tener un día horrible, sino más bien malo.
Ni bien llego a la parada del 531, me detengo a ver la hora y veo cruzar a unas cinco cuadras por la avenida Libertad al 522. Corro con poco entusiasmo por la Calle ex 196 hacia su parada con intención de no llegar tarde a mi trabajo.
Una vez cumplido mi objetivo, subo sin saludar al chofer, quién si lo hizo pero con cara de pocos amigos, y me dirigí al fondo. Luego, comencé a pensar sobre que quería escribir.
Esta vez pensé en dejar de lado la política y el deporte para centrarme más en mí mismo, la persona interior. ¿Qué nos pasa?. Y no me refiero a la desaparición de Santiago Maldonado, la corrupción de este o el anterior gobierno, la inseguridad y el desempleo, sino más bien en lo profundo del ser humano. Tampoco lo biológico.
Me bajo en la avenida Juan H. Jara, tomo el celular de mi bolsillo y empecé a escribir. ¿Qué te pasa?.
Si tenés mi edad y sos fanático de Boca Juniors como yo, en la cabeza se te vienen los festejos del año 2003 por la Copa Toyota Libertadores y el Torneo Apertura con la cortina de “palo, palo bonito, palo vé“. Sin embargo, se te arruga la cara como una pasa de uva cuando recuerdad un poco más para esta actualidad.
Estamos amargados, enojados, pensativos y sin vida. Los segundos cada vez son porciones más chicas de comida, mientras lo monótono nos golpea aún más fuerte la puerta para que le abramos. Y se queda.
Ahora bien, debes mantenerte anestesiado para no despertar. Ya que, el que tenga los ojos abiertos se vuelve loco y esquizofrénico, a tal punto de buscar la ventana del suicidio.
Las cosas cotidianas como el trabajo y el día a día son lo que quizás nos pone en esa grieta. Debemos pensar quizás en ser más nosotros mismos.
Los dolores son más de ello y deben ser parte de la vida, hasta la felicidad en su máxima expresión desata esa tristeza. No hemos sido diseñados para romper ese hielo hueco y sin perforaciones.
No digo que no podamos cooperar unos a los otros con el objeto de luchar por la paz y el amor, mas podemos darnos el gusto de mejorar los rostros de sufrimiento tan habituales en los asientos del colectivo o los que uno vislumbra tras la ventanilla. ¿Es loco siquiera pensar ello?.
Algunas veces, uno se desgasta en querer poner un grano de arena cada tanto. No es locura querer ponernos en piel del otro por más errático que sea.
No digo de ir por el mundo corrompiendo en favores. Pero si una pregunta y escuchar otro barrio distinto. ¿Qué te pasa?.

La Municipalidad que nunca fue

En 2014, la gestión de Gustavo Pulti comenzó la construcción del Centro Cívico del Oeste en el barrio Libertad con el objetivo de trasladar la Municipalidad. Hoy es un terreno abandonado que la comuna intenta sacarse de encima y los vecinos son víctimas del desconcierto sobre lo que pueda llegar a suceder en el futuro.

 
Por Pedro Labrador, Leonardo Hermosilla y Ulises Catriel Cuenca
 
En las primeras horas de la mañana se suele apreciar mucho movimiento de gente en el zona, más precisamente en la avenida que lleva su nombre.
Las madres y/o padres que llevan a sus hijos a la escuela caminando por el cordón de la avenida son un paisaje cotidiano junto con las paradas de colectivo abarrotadas de gente que se dirige a su lugar de trabajo o estudio.
Al llegar a la intersección con la calle Tandil, o como es conocida allí, la 200, es imposible no alzar la vista con semejante estructura solitaria.
En ese mismo lugar, un predio de 13.400 metros cuadrados, se iba a trasladar la Municipalidad con el objetivo de “descentralizar la ciudad”, tal y como había afirmado el concejal oficialista, Diego Monti, a finales de 2012.
La idea surgió en ese mismo año y los vecinos la adoptaron con incertidumbre ya que el terreno era ocupado desde hacía mucho tiempo por el Club Atlético Unión, un club por entonces familiar. La entidad cedió su predio a cambio de dinero y un sector en el Parque Camet, lo cual terminó con la mudanza a 120 metros del lugar –194 y avenida Libertad-.
Pero cuando inició la construcción, a cargo de la UTE conformada por Tecma S.A. y Constructora Calchaquí, la tranquilidad se sobrepuso a la incertidumbre y los habitantes de la zona imaginaron que la venida del municipio traería mayor circulación y seguridad al barrio.
Vecinos desinformados
 

“Yo como mucho de otros comerciantes de la zona nos pusimos contentos porque tener esto acá iba a dar más movilidad, traer fuerzas de seguridad a un barrio tan peligroso y hasta más trabajo. Pasaron dos meses del anuncio y nunca más vino gente a seguir trabajando. Ahora ni idea qué quieren hacer con semejante esqueleto”, así afirmó Daniel Maña, dueño del comercio La Fé.
Las obras se abandonaron en octubre de 2015, con poco más del 30% de la construcción finalizada. La estructura comprendía dos edificios, uno de cuatro pisos y el otro de tres “con espacios adecuados, luminosos, funcionales, para que todo el mundo pueda ser bien atendido y para que los trabajadores municipales puedan prestar bien sus servicios”, como se puede leer AÚN en la página del municipio.

Nuevo gobierno, nuevas ideas

Desde el momento en que asumió la gestión actual, se descartó de manera inmediata proseguir con el proyecto y de a poco fueron desapareciendo del lugar las grúas junto a los camiones. “No pienso cambiar la Municipalidad de lugar”, afirmó el intendente Carlos Arroyo en una de sus primeras alocuciones al asumir.
El año pasado, el ejecutivo local analizó la posibilidad de cederle el terreno a Provincia para construir la Ciudad Judicial, para centralizar las dependencias de dicho poder. La iniciativa nunca progresó más allá de las palabras, en parte porque ya existía un terreno designado para dicha construcción.

La diferencia de como lo veía la Municipalidad para 2016 y como está hoy.

Con el paso del tiempo, el abandono de la obra generó el progresivo desgaste de los materiales, como así también se sucedieron numerosos robos de chapones, maderas, varillas y otros elementos.
Lo que antes generaba alivio ahora genera molestia. Los pastizales altos y las instalaciones a medio hacer son el refugio de ratas e insectos, como así también suscita el peligro de que algunas personas usurpen el terreno para vivir de forma ilegal, más aún cuando se ubica tan cerca de un lugar tan concurrido como el Polideportivo de Ituzaingó y Tandil.
En el Presupuesto 2016 presentado por el gobierno en el Concejo, el Ente de Obras y Servicios Urbanos incluyó una partida de 49 millones de pesos para retomar la obra.
El presidente de la sociedad de fomento del barrio, Dante Albornóz, manifestó en numerosas ocasiones que ha solicitado reunirse con funcionarios para tratar el tema. Sin embargo, los resultados tras los encuentros siempre son los mismos: “No se sabe lo que se va a hacer pero algo se va a hacer”, es el resultado con el que sale de cada reunión. Arroyo tampoco genera expectativas.
Los vecinos reclaman que se haga algo, que funcione la salita del barrio o que se monte otra dependencia porque representa un problema el hecho de contar con una mole cada vez más abandonada y en constante deterioro.
“Más que satisfacción trajo basural, ratas, mugre… Prometieron y no cumplieron, pero no la pagan ellos sino nosotros con semejante construcción que ojalá no se derrumbe ni nada con el tiempo porque va a ser para desastre”, afirma Carmen Ramírez, mientras realiza un ademán para frenar el colectivo 532.

Foto (Quedigital.com)

El delirio de la gestión anterior de montar proyectos costosos y lejanos a la realidad económica del municipio, como éste o los polideportivos, y la desidia del gobierno actual para proseguir con las obras y librarlas al abandono se combinaron para dejar a uno de los barrios más poblados de la ciudad con una enorme incertidumbre de cara al futuro.

¿A que político te pareces?

Argentina es un país raro y no soy el único en decirlo. Ya sea desde lo cultural, político o social, se establece esa Grieta difícil de cerrar, en donde, desde ambos bandos, prefieren polarizar a dejar ser.
Si sos Peronista, estás a favor de los derechos del trabajador. Sin embargo, ello también quiere decir el gusto por la demagogia, como el tener que estar afiliado a su partido para trabajar y las encarcelaciones o desapariciones de gente con distinto pensamiento.
¿Querer ser neoliberal? Facho o Gorila, según la marca del diccionario del General. Es querer ser igual a los demás ante la ley, junto al libre mercado y la propiedad privada. Pero ello implica también estar a favor de la desigualdad económica, consigo también la pobreza.
Ahora, si bien eres un poco rebelde y dices que “lo mejor que le pasó al país fueron los militares”, se te vienen encima 30 mil problemas. La discución de no acabar, la cual deja de lado la limpieza total en las calles de drogas e inseguridad, desde hace años nada igual. Tampoco se habla de las obras hechas y el aumento de la industria nacional.
El remedio a ello serían los radicales, quienes se llevan el bocado de los que nos devolvieron la democracia, el fomento de la industrialización y la democratización de los sindicatos.
Se nos quema la lengua si nombramos a Carlos Saúl Menem, el Privatizador insaciable. Sin embargo, nos olvidamos su labor en la introducción de los derechos de tercera y cuarta generación y normas para defensa de la democracia y su constitucionalidad.
En la actualidad, se nos divide debido a la ya mencionada Grieta, la cual nos marca dos polos: Kirchnerismo y Macrismo. El primero nos da el síntoma de inclusión social, populismo, programas productivos y aliento a la militancia juvenil. Ojo. Ello se ve opacado como consecuencia de los cientos casos de corrupción y la marginación a quienes no piensan igual. Peronismo Bizarro.
Por el otro lado, el aire a libre pensamiento planteado en una supraestructura de Cambiemos es más de lo mismo. Pensá como yo. Muchas contras pueden sumergirse en la base que indica “es fácil criticar con tan solo dos años de gobierno“. Ahora bien, ponerse a favor es discrepar con el fomento a los planes sociales inútiles, los subsidios endeudadores, el incremento del narcotráfico y muchas cosas mal vistas de los K.
Pensamientos, ideales, posicionamientos, extremismos y muchas cosas más pueden notarse desde varias aristas. Pero si en vez de luchar a tirones para “situarnos en un lugar”, sería mejor hacer nuestra política desprendida de lo partidario y representativo.
Para ello está el voto democrático, con el cual tomamos el poder de decidir hacia donde va la Argentina. Ya que, el situarse bajo el manto de “siempre son los mismos”, “agarré la primer boleta que ví” o “a mí ningún político me dio nada. Yo lo hice todo solo”, es no tener conocimiento y luego suceden los problemas.
No siempre son los mismos, hay caras nuevas. En la primer boleta que agarrás están los mismos. Si al país le va mal, no va a haber dinero y no tenés trabajo. Cambiar está en uno.

Página 7 de 7

Creado con WordPress.com.