Anuncios
Columna blog personal

Un pobre cuento político argento

En lo que respecta a lo político de Argentina, resulta ser bastante mediocre en muchos aspectos.

Es muy difícil poder criticar a Cambiemos, sin situarse en la Izquierda. Sin embargo, no se puede dejar a un costado la temática de los aportantes truchos, el porcentaje de deuda eterna nacional del Grupo Macri, el decrecimiento de las ofertas de empleo, entre más cosas.

Por otro lado, también resulta complicado hacer vistamentos negativos de Cristina Fernández de Kirchner, sin que uno quede pegado para la Derecha. ¿Qué hay aquí? se pueden nombrar a Lázaro Báez, Julio López, Cristóbal López, Seychelles, etc.

¿Es el descenso hacia el bipartidismo? para nada. Hace bastantes años que nos encontramos sumergidos dentro de dos costados extremistas, no se visibilizan grises. ¿Sergio Massa? ¿Martín Lousteau? el líder del Frente Renovador coquetea constantemente con la Izquierda y el currículum del ex embajador argentino en los Estados Unidos se recicla con la alianza Cambiemos.

Sergio Massa y De la Sota
Juan Manuel de la Sota junto a Sergio Massa (Foto: Cadena 365).

¿Es correcto si se refiere a la separación Izquierda y Derecha? con diferidos extremos o centralismos, se trata de lo mismo. Por otro lado, se puede corresponder a la denominación PeronismoRadicalismo.

De este último, se puede resaltar el revuelco que ha recibido, hasta del mismo Partido Justicialista. Ello como consecuencia de la ausencia de candidatos fuertes.

Los barras bien políticos

Las personas son las primeras personas en tildarse a sí mismas de inútiles, debido al constante aliento agrietado. Realizan cánticos para las victorias de los mismos partidos políticos, pero se olvidan de guardar algunos para el trabajo que la política demanda.

Allí no hay solución, mucho menos se logra con eso.

Se deja de lado la paz, todo por perseguir a los líderes que presentan sus partidos e intentar exponer los errores del contrario. Algo similar a un olvido de lo mal que succiona el país, para nada se desmiente o se busca una solución.

Puede que se hayan finalizado las ideas y que los partidos políticos se hayan convertido en personificaciones, ideas propias sin sentido. Sin generalizaciones de por medio.

A todo eso, el folclore, junto al fanatismo, terminan por encerrar a la persona, mucho más de lo que sucede con aquellos seguidores del fútbol.

Fútbol Para Todos en los K y la Superliga para los M.

El Socialismo burdo y falso

En la actualidad, lo social y popular, es un sinónimo de lucha por quienes más necesitan. Tal sea el caso, que el mismo ex Presidente de la Nación Argentina, Juan Domingo Perón, lo demostró en obra de poder lograr más votantes.

Ahora bien, el Populismo se alimentó de lo social en este último tiempo. Ya que, se puede dilucidar cómo grandes cabezas (Roberto Baradel y Hugo Moyano) hablan del Socialismo y Sindicalismo, mientras sus heladeras rebalsan de caviar y champagne.

Por un lado, el líder camionero se toma la labor de expresar sus claros descontentos por los salarios de trabajadores, cuando podrían ajustar sus billeteras en viajes y propiedades. Tal es así, ”ganan un poco más” que sus empleados.

A otro costado, la cabeza de SUTEBA podría lograr lo mismo, con apoyo de los docentes, para que los alumnos puedan tener sus propios útiles o sacar fotocopias de tareas. Le recetamos la misma receta medicada al Clan Moyano.

Vale remarcar que los sindicatos nacieron con el afán de proteger a los trabajadores, nunca para ganar con ellos. ¿En dónde quedó la imagen de Perón tomando materia primas en provecho de los más necesitados?

Ante todo lo referido, tan solo puede remarcarse que la tarea de estos lados, hoy está en tribunear con sus porcentajes de votos. Así fomentar el bien propio y llevar el cartel de ”gobierno representativo”.

Poco tiempo queda para que se eleve al nivel de ”independencia de poderes”, con estos luchando entre sí. Mientras, el pueblo intente encontrar una manera autónoma de poder subsistir.

Entradas creadas 213

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba