Anuncios

La mentira de los periodistas K

Carlos Pascual está obsesionado con Cristina Fernández de Kirchner que, en un intento de desear su vuelta, colgó una farsa en las redes sociales. Involucró al Estado en un operativo normal que realizó el ente autárquico y descentralizado que funciona en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones de la Nación, ENACOM, debido a los flojos papeles de la emisora marplatense QSL Radio 92.3 FM.

Cachacho realizó un comunicado en sus redes sociales, en las cuales anunció ”una suerte de comunicado”. Cómo si lo pudieran llegar a censurar en las mismas redes camporistas que se dan el gusto de no dejar difundir aquello que los perjudica más.

En el mismo, sentencia que su programa, La razón que te demora, sufrió un acto de censura por parte del gobierno al ser irrumpido por un allanamiento realizado por ente de regulación estatal para la comunicación. El mismo operó de manera correcta, charlando con el equipo periodístico y decomisando los equipamientos.

Como puede dilucidarse en el vídeo, su descripción de los hechos no se asimilan para nada a lo sucedido. Ya que, no hay gente encapuchada, ni mucho menos una voz de ”¡Alto!” por parte del Grupo Especial de Operaciones Federales.

Sin embargo, en la imaginación del periodista K, hubo un clima poco hostil y ”exagerado”. Además, él afirma que es un ataque hacia su pensamiento, pero el hecho ocurrió debido a una ”interferencia ocurrida con el aeropuerto” y denuncias judiciales que provienen desde el 2013 entre QSL y FM Líder. En la cual, esta última dio curso al allanamiento.

Por último, se mofó de encontrarse al aire desde hace 3 años de manera ”ininterrumpida” -en verdad no es así- y ser la ”voz crítica hacia Mauricio Macri”. Antes despedirse realizando el saludo habitual del Kirchnerismo, aseguró que si le hubiesen ”mostrado una orden judicial” no habría acatado la orden.