Anuncios

La letra K afuera del diccionario

Cristina Fernández, actual senadora electa por la provincia de Buenos Aires, ha disfrutado de una gesta increíble para hacerse con la victoria. Sin embargo, desde el día siguiente a su 36,25 %, no ha vuelto a realizar declaraciones ni aparecer.
Una oposición que ronronea y no trabaja, a pesar de que le recriminó tal hecho al Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Prometió a sus 3 millones votantes ser quién revolucione en el Congreso.

La campaña de Unidad Ciudadana resultó ser más dinámica y agresiva a la hora de generar expectativa de voto. Ahora bien, ni siquiera muerde una ojota, se queda quieta observando.

CFK aún se mantiene pedante para poder notarla como la Política del Pueblo. Aunque, es doloro notar que se alimemto de ellos para poder conjeturar un cargo político.

Se encuentra envuelta en casos de corrupción, peleas con el PJ y enfrentamientos con los medios. Todo ello, enmarca una escena de dolor mental que hace cada vez más, de ella misma, una imágen decreciente.

En consecuencia de todo, Cambiemos ve oportuno que, por más presa que tenga que estar, es fiable que camine libre y se ensucie aún más. Es como una rata de laboratorio para ellos.

Genera una negativa Antikirchnerista y hace más sólida a la derecha, por lo tanto es un buen negocio. Divide el bloque populista y realiza el trabajo sucio.

Visto todo, se podría indicar que la ex Presidente de la Nación le hace caldo gordo al Gobierno Nacional, pero no es así. Ella no se da cuenta tras su encierro psíquico que ella misma alimenta por su afán de poder.

No hay que caer en lo absurdo. La letra K va por fuera del diccionario.

11 comentarios sobre “La letra K afuera del diccionario

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: