Anuncios

¿A que político te pareces?

Argentina es un país raro y no soy el único en decirlo. Ya sea desde lo cultural, político o social, se establece esa Grieta difícil de cerrar, en donde, desde ambos bandos, prefieren polarizar a dejar ser.
Si sos Peronista, estás a favor de los derechos del trabajador. Sin embargo, ello también quiere decir el gusto por la demagogia, como el tener que estar afiliado a su partido para trabajar y las encarcelaciones o desapariciones de gente con distinto pensamiento.
¿Querer ser neoliberal? Facho o Gorila, según la marca del diccionario del General. Es querer ser igual a los demás ante la ley, junto al libre mercado y la propiedad privada. Pero ello implica también estar a favor de la desigualdad económica, consigo también la pobreza.
Ahora, si bien eres un poco rebelde y dices que “lo mejor que le pasó al país fueron los militares”, se te vienen encima 30 mil problemas. La discución de no acabar, la cual deja de lado la limpieza total en las calles de drogas e inseguridad, desde hace años nada igual. Tampoco se habla de las obras hechas y el aumento de la industria nacional.
El remedio a ello serían los radicales, quienes se llevan el bocado de los que nos devolvieron la democracia, el fomento de la industrialización y la democratización de los sindicatos.
Se nos quema la lengua si nombramos a Carlos Saúl Menem, el Privatizador insaciable. Sin embargo, nos olvidamos su labor en la introducción de los derechos de tercera y cuarta generación y normas para defensa de la democracia y su constitucionalidad.
En la actualidad, se nos divide debido a la ya mencionada Grieta, la cual nos marca dos polos: Kirchnerismo y Macrismo. El primero nos da el síntoma de inclusión social, populismo, programas productivos y aliento a la militancia juvenil. Ojo. Ello se ve opacado como consecuencia de los cientos casos de corrupción y la marginación a quienes no piensan igual. Peronismo Bizarro.
Por el otro lado, el aire a libre pensamiento planteado en una supraestructura de Cambiemos es más de lo mismo. Pensá como yo. Muchas contras pueden sumergirse en la base que indica “es fácil criticar con tan solo dos años de gobierno“. Ahora bien, ponerse a favor es discrepar con el fomento a los planes sociales inútiles, los subsidios endeudadores, el incremento del narcotráfico y muchas cosas mal vistas de los K.
Pensamientos, ideales, posicionamientos, extremismos y muchas cosas más pueden notarse desde varias aristas. Pero si en vez de luchar a tirones para “situarnos en un lugar”, sería mejor hacer nuestra política desprendida de lo partidario y representativo.
Para ello está el voto democrático, con el cual tomamos el poder de decidir hacia donde va la Argentina. Ya que, el situarse bajo el manto de “siempre son los mismos”, “agarré la primer boleta que ví” o “a mí ningún político me dio nada. Yo lo hice todo solo”, es no tener conocimiento y luego suceden los problemas.
No siempre son los mismos, hay caras nuevas. En la primer boleta que agarrás están los mismos. Si al país le va mal, no va a haber dinero y no tenés trabajo. Cambiar está en uno.
Entradas creadas 217

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: