Anuncios

Viva la Pepa

El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, se mostró al desnudo nuevamente ante los Estados Unidos, ya que, le dejó la construcción del Arsat 3. Según él, los trabajadores ”no deben preocuparse porque van a seguir en sus puestos” y que ”están buscando potenciar mejor su trabajo”.

Típico del máximo mandatario, su ego amarillo, como la mismísima hepatitis, no lo deja ver las necesidades reales que suplica el país, por lo menos los cimientos de aquella lejana ”Argentina que todos soñamos”. El Antikirchnerismo que corre por sus venas lo invita a la persecución ideológica, ya sea tras la pisadas de la procuradora Gils Carbó o del ex Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios Julio De Vido.

Mientras hacen uso de decretos para barrer a los K, hay miles de personas que se quedan sin trabajo día tras día y millones que aún están buscando. Sin embargo, a la hora de ensuciarse las manos, no saben ponerse los guantes y se bajan los pantalones ante El Imperio.

Mauri definió tal acercamiento con la empresa Hughes como un ”acuerdo”, a diferencia de la oposición que lo declara como ”privatización”. Se supone que se busca la creación de la compañía Newco, con el fin de que las misiones satelitales nacionales no sigan ”financiándose en un 100% con los impuestos”.

Está más que claro que la medida resulta ser ilegal como consecuencia de que hay una ley –27.208-, la cual dicta en su artículo 8 que ”no se puede ceder los derechos de este satelite” y en el artículo 10 indica que ”deben ser aprobados previamente por el Congreso”.

No sabemos si es mejor que Mau se dedique a perseguir Kirchneristas o a entregarse en cuerpo y alma a los Yankees. Cabe subrayar que el voto popular le entregó cuatro años y aún le quedan dos y medio de ¡Viva la pepa!.

A %d blogueros les gusta esto: